Tiene 7 años y forcejeó con los ladrones que le apuntaban a su madre

Otra vez, un violento asalto de motochoros contra un taxi en la ciudad de Córdoba. De nuevo, un niño en medio del fuego cruzado de la inseguridad.

Todo ocurrió en el anochecer del lunes, cuando Florencia regresaba a su casa en taxi, junto a su hijo de 7 años. El destino final era la calle Belgrano al 2200, casi Romagosa, en barrio Colinas de Vélez Sársfield, al sur de la Capital cordobesa.

Cuando el taxista frenó y Florencia comenzó a buscar el dinero para pagarle, aparecieron dos motochoros que se cubrían los rostros con los cascos y blandían armas de fuego.

Primero, apuntaron al taxista en la cabeza, y le exigieron la billetera y el celular.

Luego, fueron al asiento de atrás. Fue entonces que Florencia se aferró a la mochila de su hijito, en la que tenía los útiles escolares. Cuando el delincuente se le abalanzó, el propio pequeño comenzó a forcejear con el ladrón armado.

«De una manera instintiva, de defensa, de miedo, mi hijo comenzó a levantar las piernas, a patalear como para alejarlo, o sea como para sacarlo porque estaba semi metido en el auto y el delincuente empezó a forcejear con él, a forzarlo, a tironearlo, o sea, primero era como que le quería bajar las piernas, después como que lo quería tirar del auto, de arriba del auto», recordó la mujer.

Y continuó con el relato: «Todo eso con el arma en la mano, yo viendo el arma que iba para un lado para el otro, rogando que no se le escapara un tiro. Cuando logra sujetarlo a mi hijo, me estira la mano y me arranca la mochila, que la tenía como entrelazada en mi mano. Ahora estoy con mucho dolor en la mano por eso, porque el tirón me lastimó, me lesionó, no sé, tengo que ir a ver un traumatólogo. Y bueno, ahí arrancó la mochila y se fue».

El caso vuelve a poner en discusión una triple situación ligada a la misma inseguridad.

Por un lado, la proliferación de casos que afectan a los taxistas, que vienen protestando reclamando una respuesta policial más eficiente. El viernes, un taxista salvó su vida de casualidad luego de que ladrones le dispararan en la cabeza en medio de un asalto en la vía pública de barrio Kennedy.

Por otra parte, la inseguridad en los barrios de la ciudad de Córdoba. Este martes, un grupo de vecinos de Colinas de Vélez Sársfield salió a la calle a reclamar más prevención. Florencia remarcó que el de ayer fue el segundo asalto que ella sufre durante este mes en esa misma cuadra. Otra mujeres del sector contaron varios casos más. Ladrones al acecho, a toda hora.

Y, además, de nuevo un niño que queda en medio de un violento asalto. El domingo a la noche, un pequeño de 3 años fue rescatado por su abuela y su madre del asiento trasero del auto que ladrones armados se llevaron en medio de otro robo al voleo en las calles de barrio Jorge Newbery.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *