OPINIÓN

La «ley del ex» en el gabinete de Alberto Fernández

Adrián Simioni
Adrián Simioni

Ignoro todo sobre el fútbol. Pero me han dicho que existe una «ley del ex»: es que tu exfutbolista en algún momento te va a meter un gol, va a jugar el mejor partido de su vida, y va a ser jugando en tu contra.

Algo así pasa con el Gabinete de Alberto Fernández. No hay casi funcionario que se vaya y, en algún momento termine deschavando lo peor, confirmando las peores cosas, que encima ya sabíamos y que estos exfuncionarios callaban cuando eran funcionarios.

El último es el exjefe de asesores de Alberto, Antonio Aracre, exCEO de Syngenta que hace dos semanas fue eyectado, usado como chivo expiatorio de la disparada de del dólar.

Resulta que Aracre acaba de decir ahora lo que muchos sospechamos: Sergio Massa no tiene un plan económico, apenas un «plan llegar» para arribar a las elecciones como se pueda.

También dijo que le parece «delirante» que, siendo asesor del Presidente, lo hayan acusado de conspirar por conversar con el Presidente, darle consejos y hacerle sugerencias. Entre otras cosas.

Aracre es parte ya de una estirpe, una progenie. Victoria Donda (ex Inadi), Elizabeth Gómez Alcorta (ex ministra de Justicia), Sabina Frederic (exministra de Seguridad) son sólo algunos de los y las que han dejado el gabinete confirmando las peores sospechas de muchos de nosotros sobre el pésimo funcionamiento del Gobierno de Cristina-Alberto-Massa.

Hace un mes nomás, el exministro Martín Guzmán culpó a Cristina de que en Argentina hayan existido por tantos años subsidios inviables que no existen en ningún lugar del mundo. Y que si está en contra de una economía bimonetaria entonces no tendría que haber emitido a lo pavote en su presidencia y en la de Alberto.

Y ayer nomás el exministro de la Producción, Matías Kulfas, dijo que la inflación reapareció en la Argentina en 2007 gracias a Néstor y Cristina, que durante 8 años de gobierno Cristina no tuvo ningún plan antiinflacionario, que de la actual situación no se puede salir ya en forma gradual, que la política energética del kirchnerismo es incoherente, que en el Frente de Todos predomina un prejuicio antiempresario y que el gobierno de Alberto fue sometido por Cristina a un «internismo a cielo abierto».

Como vemos, la ley del ex parece ser la que más se cumple en el Gobierno de Alberto. Es más: se puede hacer una selección nacional con los ex de Alberto. Será por eso que su gobierno sufre tantos pero tantos goles en contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *