LOCALES

Megaoperativo con 5 allanamientos permite detener a 8 narcotraficantes

La ciudad de Beltrán fue blindada por la policía durante la siesta de ayer cuando efectivos de la Dirección General de Drogas Peligrosas requisaron la casa de un líder narco y de sus «revendedores».

 Bajo las órdenes de la Dra. Flavia Torres y con autorización del juez de Control y Garantías —Dr. Carlos Ordóñez Ducca— medio centenar de efectivos colaboraron con los investigadores antinarcóticos para ingresar a distintos domicilios donde se vendía cocaína y marihuana como «caramelos».

La minuciosa investigación que desbarató a los vendedores narcos inició un mes atrás cuando la Unidad Fiscal de Narcomenudeo —a cargo de la Dra. Torres— recibió una denuncia anónima que indicaba que en distintos domicilios de los barrios Centro; 51 Viviendas; Lomas de Zamora y Arroyito, vendían sustancias tóxicas.

Inmediatamente, la fiscal ordenó que una comisión de Drogas Peligrosas comience con los trabajos investigativos. Fue así como a través de filmaciones, y tareas de seguimientos, confirmaron que los inmuebles en cuestión —algunos de ellos con fachadas de quioscos— infringían la ley, con la venta al menudeo de las mencionadas sustancias.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron que los «dealers» tenían un denominador común. Todos eran abastecidos por el mismo proveedor que a su vez también tenía un «quiosco» en su casa.

Los investigadores establecieron que si bien cada uno vendía por separado, había viviendas que eran utilizadas para el acopio de la droga y otra para el acopio del dinero. Ambas eran vigiladas por el proveedor.

Además establecieron que tres de las cuatro mujeres «dealers» eran madre e hijas. Estas eran las encargadas de entrevistarse con los clientes —previo acuerdo con los hombres— entregaban la sustancia y recibían el dinero.

Con todas las evidencias recolectadas, la fiscal solicitó los allanamientos. Así fue como la policía —para evitar incidentes o resultados negativos en los procedimientos— blindó todos los barrios.

Al requisar las propiedades —todas en forma simultánea— los antinarcóticos hallaron 563.740 pesos argentinos, tres dólares americanos, 20 plantas de cannabis sativa, 61 envoltorios de cocaína, 187 envoltorios de marihuana, listos para ser comercializados.

Además del secuestro de cinco motocicletas y un automóvil, se detuvo a ocho personas: cuatro varones —de entre 25 y 41 años— y cuatro mujeres: dos de ellas hermanas y su madre, quienes según la investigación judicial eran las encargadas de la venta. Todos fueron alojados en distintas dependencias de la policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *