CULTURA

El Palacio Barolo, un ícono porteño

El Palacio Barolo, uno de los monumentos más emblemáticos de Buenos Aires, cumple 101 años y la Fundación Amigos del Palacio Barolo lo celebra preservando su identidad desde lo cultural, lo inclusivo y lo educacional.

Diseñado por el arquitecto Mario Palanti a pedido del empresario Luis Barolo, el Palacio fue inaugurado el 7 de julio de 1923 y se convirtió de inmediato en uno de los monumentos de mayor relevancia de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde 2019, la Fundación Amigos del Palacio Barolo dedica sus esfuerzos a la preservación y difusión del patrimonio cultural que representa este ícono porteño. La organización está a cargo de la puesta en valor de esta obra de arte arquitectónica que supo sobrellevar el tiempo para manifestarse en todo su esplendor tal como se lo puede apreciar actualmente.

“Nuestra Fundación ha jugado un papel crucial en la organización de visitas guiadas especializadas, eventos culturales, exposiciones y programas educativos que destacan la riqueza histórica y artística de este monumento, profundizando así el vínculo entre la comunidad y su patrimonio”, comentó Tomás Thärigen, su presidente.


El Palacio Barolo, con su imponente estilo neogótico y su inspiración en la Divina Comedia de Dante Alighieri, no solo es un símbolo arquitectónico, sino también un testimonio vivo de la rica historia y cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

La Fundación propone acercar la cultura Barolo a la gente, a través de tres ejes fundamentales:

● Cultural: Mediante la organización de eventos culturales y artísticos como exposiciones, conciertos, conferencias y proyecciones cinematográficas que celebran la historia y el arte argentino. También se realizan visitas guiadas especializadas y se ofrecen recorridos que exploran tanto la arquitectura única del edificio como su profunda relación con la obra literaria de Dante.

● Inclusivo: Brinda visitas guiadas para personas ciegas. Se invita a instituciones y colegios a conocer el Palacio Barolo con sus manos. Como primera instancia con la escultura háptica del edificio, para luego recorrer sus pisos y poder palpar los materiales, formas y estructura con una narrativa acorde a sus visitantes.

● Educacional: Con el fin de acercar el Palacio Barolo a los estudiantes, desde la Fundación se ofrecen visitas para escuelas públicas secundarias de la Ciudad, donde se transmite la importancia del patrimonio arquitectónico y cultural de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *