MUNDO

El parlamento sueco aprobó un acuerdo de defensa con los Estados Unidos

El Parlamento sueco votó el martes por la noche un polémico acuerdo de defensa con los Estados Unidos que concede a los militares estadounidenses acceso a las bases suecas de todo el país. Según el pacto, el Acuerdo de Cooperación para la Defensa, el Ejército estadounidense tiene ahora derecho a utilizar las 17 bases militares suecas, en las que podrá construir sus propias edificaciones.

Al mismo tiempo, los vehículos, barcos y aviones militares estadounidenses pueden circular libremente por territorio sueco y no pueden ser abordados ni sometidos a controles sin el consentimiento de los Estados Unidos. La finalidad del acuerdo, según declaró el gobierno sueco, es permitir que los Estados Unidos presten asistencia rápida a Suecia en caso de crisis.

El acuerdo también pretende mejorar la capacidad de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para defender a los países bálticos y a Finlandia, informó la agencia de noticias Xinhua.

La oposición de la Izquierda y el Partido Verde
El Partido de la Izquierda y el Partido Verde en el Parlamento sueco votaron en contra del acuerdo en cuestión. Hakan Svenneling, portavoz de política exterior del Partido de la Izquierda, expresó su decepción por la aprobación del acuerdo.

En un artículo de opinión publicado en el diario sueco Aftonbladet, diputados de ambos partidos criticaron la gestión del acuerdo por parte del Gobierno, calificándola no solo de ingenua, sino también de insensata. Según la Televisión Sueca, el Partido de la Izquierda y el Partido Verde criticaron la falta de disposiciones del acuerdo en materia de armas nucleares, contrastándolo con acuerdos similares en Dinamarca y Noruega.

En la actualidad, Suecia no permite el despliegue de armas nucleares en su territorio en tiempos de paz. Pero el primer ministro sueco, Ulf Kristersson, declaró recientemente que podría reconsiderarse la cuestión de las armas nucleares en tiempos de guerra.

El pasado mes de marzo, Suecia ingresó oficialmente en la OTAN como miembro número 32 de la alianza, abandonando su antigua política militar de no alineamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *